¿Qué tan preparado te sientes para tener conversaciones difíciles?

Hay conversaciones que muchas veces prefieres evitar, puede ser por miedo al qué dirán, a lo que puedan pensar o simplemente temes a las consecuencias que pueda tener. Estas conversaciones de temas delicados pueden ser difíciles pero aún así son necesarias y en algún momento las debes afrontar.


Ciertamente hay estrategias que te ayudarán a tener conversaciones difíciles y a sentir más confianza en el momento, puedes empezar por pensar… ¿cuál es esa conversación que has estado evitando?, una manera sencilla de seguir es hacerte 3 preguntas mágicas:


Tener este tipo de conversaciones no significa que debas pasar a un tipo de comunicación violenta o poco empática, es importante utilizar tus habilidades socioemocionales como la asertividad, la escucha activa o el manejo de conflictos. Así como resalta el autor Tim Ferriss:

“El éxito de una persona se puede medir, habitualmente, por el número de conversaciones difíciles que está dispuesta a tener”

Pero ¿qué tan dispuesto y preparado estás realmente para una conversación de este tipo?

Hoy te queremos mostrar el método Radical Candor o Franqueza Radical, se convertirá en tu mejor aliado en el momento de afrontar este tipo de momentos o al menos te hará pensar un poco más antes de elegir la situación y las palabras adecuadas para ese tema difícil de manejar. Pues Kim Scott, la autora de este libro, trabajó varios años en Google y se frustró por este tipo de situaciones, por lo que decidió escribir el libro para ayudar a facilitar más conversaciones directas, honestas y útiles, enfocandose en distintos “estilos” de comunicación.


Hay dos focos principales en este método:


  1. Care personally = ser cuidadosos / preocuparse por los demás: hace referencia a que no debes dejar a un lado tus emociones, tu lado más humano, tu verdadera personalidad o identidad en los ámbitos laborales. Es importante establecer relaciones sanas, cuidar de los demás y de tus entornos.

  2. Challenge directly = desafiar directamente: lo más importante aquí es aprender a decir aquello que incomoda, siendo franco y sincero pero usando las palabras adecuadas.

¿Cómo juntar los dos focos y volverlos franqueza radical?


He aquí la respuesta, hay una delgada línea entre los dos enfoques así que debes ser cuidadoso de no caer en en una empatía ruidosa, una falsedad manipuladora o en una agresión ofensiva.

Para llegar al punto indicado hay ciertas reglas que deberías tratar de seguir:


  • Siempre pide la opinión o feedback de la otra u otras personas, tanto positivo como negativo, busca la manera de hacer el tema ameno y nada incómodo, así demostrarás tu habilidad de escucha activa.

  • Es importante decir las cosas inmediatamente, siempre con la mejor actitud, si son críticas procura hacerlo en privado, pero si es un elogio está bien hacerlo en público.

  • Fomenta el diálogo en todas tus relaciones, tanto personales como laborales.


Sabemos que tener conversaciones difíciles no es cómodo y no siempre sale como lo planeas, pero si encuentras el método adecuado y las palabras indicadas lograrás superar la situación más rápidamente de lo que esperas, así que anímate a tener esa conversación difícil y no dejes que pase más tiempo, la franqueza siempre será la mejor respuesta para estos casos. Así como dice Kim Scott:

“Recibe, da, evalúa, motiva”.

79 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo